sábado, 1 de noviembre de 2014

Cómo empezar a correr

“Voy a ver si empiezo a correr...” “Tengo que empezar a hacer ejercicio... “ 

¿Te suenan esas frases? Seguro que sí, a “propósitos de año nuevo”, esos propósitos que siempre nos hacemos y que casi nunca cumplimos.

¿Por que no los cumplimos? Una de las causas pueden ser por empezar muy fuerte y no realimentarlas positivamente. Los hábitos han de ir entrando muy progresivamente en nuestras vidas. Son un proyecto a largo plazo y lo importante es que no mueran.

Por ejemplo, si vamos a empezar a correr no podemos empezar el primer día con algo muy ambicioso. No podemos decir “¡una hora todos los días!” Nos frustraremos, no tendríamos una buena experiencia y haría que nos costara más volver a repetir. Por lo tanto es importante empezar suave. Así, puedes empezar alternando tramos caminando con tramos corriendo y poco a poco con el paso de los días ir aumentando el tiempo en el que vas corriendo. De esta manera llegará un día en que estés todo el rato corriendo.

También tienes que encontrar una realimentación positiva. Es decir, algo que te anime a repetir y así mantener vivo tu nuevo habito, que es lo importante. Por ejemplo, puedes ir publicando tus progresos en un blog o tuiteandolos. En definitiva, contándolo a la gente. Seguro que recibirás respuestas positivas que te darán fuerzas para seguir adelante. Otra forma es ir anotando los detalles de cada entrenamiento o salida: kms, tiempo, peso, etc.. Verás tus progresos y te animará a seguir adelante.

Para conseguir implantar un hábito tienes que buscar disparadores y reprogramarlos. Un disparador es una condición que si se cumple, hace que realices una acción. Un disparador de un mal hábito podría ser fumar un cigarro después de comer. El “después de comer” sería el disparador y desencadenaría la acción de fumar.

Si eres informático y trabajas con bases de datos serían como triggers. Seguramente tendrás ya muchos programados que desencadenan en malos y buenos hábitos. Si quieres eliminar un mal hábito, tendrás que encontrar ese trigger y reprogramarlo. O si quieres adquirir un nuevo hábito tendrás que programar un nuevo trigger. Por ejemplo si quieres empezar a correr piensa en algo que te obligue a hacerlo. Puedes dejar las zapatillas preparadas la noche anterior junto a la cama para verlas nada más levantarte y recordar así que tienes que salir a correr. Es decir, si consigues levantarte y vestirte lo más rápido posible de corredor, las probabilidades de salir a correr serán mucho más altas. Tamnién es importante fijar días y momentos para hacer las tareas. Será más fácil así programar los triggers. Por ejemplo, correr Lunes, Miércoles y Viernes justo después de salir de trabajar.

Así que recuerda: encuentra un disparador, empieza poco a poco y asegúrate de tener una realimentación positiva.

Y como hay que empezar poco a poco, aquí termina mi primera entrada de esta nueva andadura bloguera.

Espero que os haya gustado. ¡Hasta la próxima!

3 comentarios:

  1. Recuerdo un día que acompañe a correr a un amigo por primera vez y en su inocencia me pregunto cuantos kms correríamos? 5-6km? Sonreí y le dije que 15 minutos y que probablemente a los 10 estuviéramos andando...;)

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado tu primer post por realista y directo. Iré siguiéndote y te invito al mío enquepiensomientrascorro.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegro que te haya gustado. Me apunto tu blog para seguirlo!

      Eliminar