sábado, 29 de noviembre de 2014

Correr con sandalias

“¡Mira ese! ¡Va en chanclas!” “¡Ole ahí! ¡Qué valor le echa corriendo con chanclas!”

Esos son algunos de los comentarios que se suelen oir cuando se corre con sandalias, que no chanclas. Con chanclas, sin sujeción en el talón, sería imposible correr, más que nada porque se saldrían. Pero no entraremos hoy en ese tema.

Foto de Flickr
Las sandalias son un tipo de calzado minimalista. Para el que no haya oído nunca esto del minimalismo aplicado al running, se trata de correr con un calzado que permita al pie funcionar con total libertad, sin ninguna limitación ni sobreprotección. Por ejemplo
, el 90% de las zapatillas de running que puedes encontrar en el mercado no cumplen estos requisitos, ya que ofrecen una amortiguación que no necesita el pie, una horma que no dejan a los dedos moverse libremente, y unos contrafuertes también innecesarios. Ya os comenté en otra entrada el origen de este tipo de zapatillas. Un origen totalmente artificial y con un fin puramente comercial.

El pie no necesita artificios para correr. Tan solo es aceptable una estructura para proteger al pie del frío o del terreno, pero nada más. No necesita amortiguación extra ni ningún tipo de tecnología artificial. Nuestros pies ya llevan de serie una tecnología de amortiguación con millones de años de evolución. 

Las sandalias tan solo proporcionan una protección para la planta del pie ante posibles peligros del terreno. Correr con ellas requiere un periodo de adaptación. Si vienes del mundo amortiguado, no puedes de un dia para otro correr con sandalias con la misma intensidad. Tendrás que empezar de menos a más, porque realmente lo que harás será reaprender a correr. Tu biomecánica cambiará, ya que tus pies empezarán a funcionar utilizando su propio sistema de amortiguación. Esto es, aterrizando con el antepie, en lugar de con el talón. Tu zancada se acortará y tu espalda se enderezará. Volverás a correr como un niño disfrutando de cada paso y sintiendo el terreno por el que pisas. Correrás como un humano.


Por tanto, correr con sandalias no es un acto de valentía, como algunos comentarios así puedan sugerir. No sufrimos cuando corremos con ellas como así lo puedan percibir otros corredores. Al contrario. Vamos disfrutando tanto o más que ellos.

¡Hasta la próxima!

Artículo inspirado a raíz del siguiente tuit:

2 comentarios:

  1. Por experiencia, se que se puede correr en chanclas. Hace 5 años que no corro de otra forma, y llevo 4 maratones. Un saludo.

    http://ecao.blogspot.com.es/2010/11/maraton-alpina-jarapalos-2010.html?m=1

    ResponderEliminar
  2. Por experiencia, se que se puede correr en chanclas. Hace 5 años que no corro de otra forma, y llevo 4 maratones. Un saludo.

    http://ecao.blogspot.com.es/2010/11/maraton-alpina-jarapalos-2010.html?m=1

    ResponderEliminar