domingo, 1 de febrero de 2015

Subiendo escaleras

Con la llegada del nuevo año me propuse dejar de usar las escaleras mecánicas y el ascensor para subir, al menos cuando fuera solo. Lo que empecé como un juego-experimento, he conseguido alargarlo un mes y ya me resulta totalmente normal hacerlo todos los días. He conseguido que se convierta en un hábito.

Uno de los tramos que subo todos los días

Un día tuve la curiosidad de saber cuantos escalones subía a lo largo del día. Contando todos los del metro y los de mi casa me salieron unos 450 escalones aproximadamente. Sin duda un buen entrenamiento cruzado para complementarlo con mi deporte favorito, el running.

No digas que no tienes tiempo para hacer ejercicio. Las oportunidades para subir escaleras se te presentan constantemente todos los días. ¡Aprovéchalas!



Este reto-experimento se me ocurrió a raiz de unas entradas de @homominimus y @EstoNoEsComida en sus respectivos blogs, ambos muy recomendables y que os animo a que los leáis.

¡Hasta la próxima!

4 comentarios:

  1. Hace dias estuve por Madrid de visita y tuve que usar el metro en muchas ocasiones. Por descontado siempre usé las escaleras "analógicas". Me hacía unas cuantas escaleras al día bajo la atenta mirada de los "no tengo tiempo de hacer ejercicio".

    ResponderEliminar
  2. Hace dias estuve por Madrid de visita y tuve que usar el metro en muchas ocasiones. Por descontado siempre usé las escaleras "analógicas". Me hacía unas cuantas escaleras al día bajo la atenta mirada de los "no tengo tiempo de hacer ejercicio".

    ResponderEliminar
  3. Siempre me ha sorprendido algo que los psicólogos cognitivos llaman "dependencia del contexto". Por ejemplo, el adinerado hombre de negocios que en un hotel de 5 estrellas deja que el mozo le lleve las maletas y después se le ve en el gimnasio del hotel llevantando pesas. O la chica preocupada por su tono muscular que ve unas escaleras "analógicas" de camino al trabajo y prefiere usar las mecánicas, pero luego se pone unas mallas, entra en un gimnasio y se le ve sufrir en la máquina de step durante una hora para perder unas pocas calorías.
    Mi reto de salud minimalista del año pasado pretendía hacer eso que ya has conseguido: usar las oportunidades que nos da el día para movernos y aprender que el movimiento no está confinado a unas horas determinadas del día y unos recintos con luz artificial y ambiente ruidoso en los que tienes que pagar una cuota de pertenencia.
    Recomiendo encarecidamente la "Guía definitiva para subir una escalera" de Esto no es comida; me inspiró a subir escaleras y moverme más: http://estonoescomida.com/guia-definitiva-para-subir-una-escalera/
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran verdad lo que dices. También se le podría decir a eso "postureo", no? ;-)
      Un abrazo y gracias por tu enriquecedor comentario.

      Eliminar